Los Hijos de Tannhäuser

Los Hijos de Tannhäuser son una sociedad secreta cuyos orígenes se remontan al siglo XV, hacia el año 1430, y cuyos miembros, entre los que se sospecha que se han contado personajes célebres como Richard Wagner o Ludwig Bechstein siguen los pasos del legendario Tannhäuser.


Tannhäuser

Tannhäuser fue un poeta y Minnesänger alemán, nacido en el seno de una familia de caballeros de la zona de Salzburgo, los Caballeros de Thannhausen, que residieran en su castillo en Tannhausen, cerca de Ellwangen y Dinkelsbühl.

Tannhäuser fue un activo miembro de la corte de Federico II de Austria, y según el Codex Manesse habría tomado los hábitos de la Orden Teutónica, y participado en la Quinta Cruzada.
Luego de esto habría llevado una vida de poeta errante en Alemania, componiendo poesías líricas y canciones (Tanzlieder).

A su muerte nació la leyenda según la cual Tannhäuser habría encontrado la Venusberg, morada subterránea de la diosa Venus, donde habría pasado siete años de su vida entregado a los placeres de la diosa.

El Venusberg (en alemán, Montaña de Venus), es el nombre de una montaña mítica en Alemania situada entre Gotha y Eisenach. Las cavernas de la montaña albergan la corte de Venus, diosa del amor, que se suponía que estaba perfectamente escondida de los mortales: ingresar allí significaba la perdición eterna, y la aventura erótica definitiva.

Según la leyenda, tras abandonar el Venusberg, Tannhäuser tuvo remordimientos y viajó a Roma para preguntar al papa Urbano IV si era posible que le absolvieran sus pecados.
Urbano contestó que el perdón era tan imposible como lo sería que su bastón floreciese. Tres días después de que Tannhäuser se marchara, el bastón de Urbano floreció. Se enviaron mensajeros a buscar al caballero, pero éste ya había regresado al Venusberg y nunca volvió a ser visto.


Las Hijas de Venus

Para los Hijos de Tannhäuser la leyenda es verdadera, aunque oculta detrás de metáforas que oscurecen el sentido real del descubrimiento de Tannhäuser.
Para los miembros de esta organización, lo que realmente ocurrió es que por azar Tannhäuser descubrió un grupo de lo que ellos denominan "Hijas de Venus", sociedades secretas femeninas que conviven a diario con el mundo sin ser descubiertas, y que viven de acuerdo a ciertos principios entre los que se encuentran la imposibilidad de negarse a los deseos de cualquier hombre que les exija obediencia para cumplir con sus deseos carnales, el permanente cuidado de su belleza física para resultar irresistible al sexo opuesto, y el afán de la búsqueda de la perfección a través del placer masculino.

Para los Hijos de Tannhäuser existen grupos, como las Damas Blancas, que integran lo que llaman las Hijas de Venus, y cuya existencia está protegida exclusivamente por el anonimato.
Los Hijos de Tannhäuser sostienen que el Venusberg no es otra cosa que el descubrimiento de la existencia de uno de estos grupos, y que el hombre que logre identificar a una de sus miembros estará a lo que llaman las Puertas de Tannhäuser.
El hombre que logre descubrir a uno de estos grupos de mujeres encontraría una fuente virtualmente inagotable de placer, ya que obtendría de ellas placer y obediencia a cambio de su silencio, que sería lo que Tannhäuser habría descubierto.
El juramento de los Hijos de Tannhäuser es el de buscar estos "Venusberg" y compartirlo exclusivamente con los demás miembros de su hermandad.

Aunque existe numerosa evidencia de la existencia de las Damas Blancas, así como abundantes referencias a Tannhäuser y sus seguidores, hay quienes ponen en tela de juicio la naturaleza de la búsqueda de los Hijos de Tannhäuser, y mientras hay estudiosos que se decantan por que el grupo mantiene una búsqueda de tipo metafísico, en pos de alcanzar el verdadero Venusberg, otros sostienen que se trata de objetivos más mundanos y pragmáticos, la identificación de las "Hijas de Venus" como forma de alcanzar el placer físico, sin otras metas ulteriores.

1 comentario:

  1. Un abuelo mio antes de morirse estaba bastante enfermo y decia cosas sin sentido y mencionaba a Tannhauser y a las damas blancas. Siempre pensé que eran delirios de mi abuelo por la senilidad hasta que encontré esto.
    Muy interesante el blog y espero que en el futuro profundicen más en este tema en especial. Gracias

    ResponderEliminar