Los illuminati: Origen

El "Búho de Minerva", también conocido como el "Mochuelo de Minerva" es el símbolo distintivo de los Illuminati, o Iluminados de Baviera, sociedad secreta fundada en 1776 por Adam Weishaupt, en Baviera, Alemania, y a la que se le prohibiera actuar nueve años más tarde.
Numerosos mitos y teorías conspirativas se centran en una presunta supervivencia suya y sus supuestas actividades, entre las que se cuentan la Revolución francesa, la lucha contra el cristianismo, y supuestas pretensiones de dominio mundial.

Adam Weishaupt (1748-1830) fue profesor de derecho eclesiástico y filosofía práctica de la universidad de Ingolstadt, en Baviera, y el 1 de mayo de 1776 fundó con dos alumnos suyos la "Asociación de los perfectibilistas".
Como símbolo de la organización eligió el mochuelo de Minerva, la diosa romana de la sabiduría.

De trasfondo se encontraba el clima intelectual universitario, prácticamente dominado por los jesuitas, orden disuelta tres años antes.

Weishaupt, con veintiocho años, era el único profesor de Ingolstadt sin pasado en la Compañía y se encontraba correspondientemente aislado del cuerpo docente, también debido a su entusiasmo por las ideas ilustradas. Para ofrecer protección a los alumnos de las intrigas jesuíticas, que presuponía por todas partes, pero sobre todo, para proporcionarles acceso a literatura crítica eclesiástica contemporánea, fundó la "Asociación de sabiduría secreta", en cuyos comienzos no era más que un círculo de lectores anticlericales de un máximo de veinte miembros. Aparte de esto, el fundador vio en la Orden Rosacruz, una orden mística espiritual perteneciente a la masonería, que consideraba un mal siempre creciente y que debía combatirse.
Una logia de este tipo estaba reclutando a sus estudiantes más brillantes, lo que le decidió a contrarrestar aquello fundando él mismo una sociedad.

La orden tomó un primer impulso en 1778 cuando un antiguo alumno suyo y presidiente del Palatinado Renano la reorganizó. Weishaupt propuso como nuevo nombre Bienenorden, la "Orden de las abejas", porque se imaginaba que los afiliados deberían recopilar el néctar de la sabiduría dirigidos por una abeja reina, pero al final se prefirió Bund der Illuminaten ("Unión de los Iluminados") y después, Illuminatenorden ("Orden de los Iluminados"). De la asociación de sapiencia se crearía ahora una orden secreta, que no podía negar la huella de su modelo organizativo, la Compañía de Jesús.